domingo, 3 de diciembre de 2017

LA LENGUA DE LOS BRITANOS

Faro de Gades y barco (Cádiz, España)



Queridos lectoras y lectores:
Tal como os hemos anunciado en las redes sociales, “Caballos de octubre” tendrá pronto una versión inglesa, ya que la novela está siendo traducida en la Universidad de Córdoba (España). Hoy, vamos a ver qué opinan de esto nuestros personajes.
- ¿Queridos?... ¿Ha venido hoy alguien?
- ¡Chist! No interrumpas, Flaquilla, que la partida se está poniendo interesante – me dice el centurión Manilio.
- ¡Ah!, sí que estabais ahí… ¿Dónde está el tribuno Galo?
- Por el piso de arriba, rebuscando en los anaqueles de tu biblioteca algún tratado sobre bichos – responde el centurión Silvano - ¡Je, je! Mis puntos ganan a tus perretes, Quadrato.
- ¡Qué suerte tienes, jodío! ¡Más que el divino César! –
- Os he dicho muchas veces que no me gusta que los centuriones jueguen a los dados con tanta liberalidad – el tribuno Galo va bajando la escalera, con un tomo de la Enciclopedia Larousse entre las manos – Que le dais mal ejemplo a la tropa.

Como está absorto en la lectura, pisa en falso y está a punto de caer de cabeza. No obstante, con una rapidez impresionante, el primipilo Cornificio, que se estaba temiendo lo peor al verlo bajar leyendo, hace un rápido gesto con la cabeza a los legionarios de la escolta, que se han acomodado al pie de la escalera. Éstos se levantan al unísono, justo a tiempo para recoger en volandas al tribuno, como si fuera una estrella de rock que se hubiera lanzado sobre el público desde el escenario, y me lo acercan hasta el escritorio.
- Dejadme en el suelo, por el rayo de Júpiter tonante, que no me ha pasado nada y puedo andar perfectamente – se queja el tribuno.
A otra señal de cabeza de Cornificio, los legionarios depositan a Galo en el suelo, con sumo cuidado.
-¡Mmmppppfff! – gruñe el tribuno - ¡Qué bien amaestrados los tienes, primipilo!
- ¡Te podrás quejar, Galo! Si no te recogen, te rompes la crisma contra el suelo – le dice Cornificio con rentintín - Bien hecho, muchachos.
- ¿De qué hablamos hoy con los lectores, hijita? – cambia Galo de tema, ante la sonrisilla irónica de Cornificio.
- Hoy hablamos de la traducción de los comentarios de Sereno al inglés.
- ¿Al “inglés”? – se extraña el centurión Cararrota, olvidándose de los dados por un momento.
- Sí, a la lengua que hoy se habla, entre otros lugares, en lo que vosotros conocíais como Britania.
- A la lengua de los britanos… ¿Y se puede saber para qué? – inquiere Galo.
- ¡A la lengua de los britanos! – repite el primipilo Cornificio, dirigiéndose a los otros centuriones, que dejan de tirar los dados y me miran con expresiones de asombro e incredulidad.
- ¿Traducirles los comentarios de Sereno? ¡Qué aprendan latín los britanos, hombre! – exclama, disgustado, el centurión Plácido.
- Lo hicieron. Y lo hablaron durante muchísimo tiempo, os lo puedo asegurar; pero después llegaron otros habitantes a la isla, desde otra parte del continente, y su lengua, con muchos matices, se acabó imponiendo, como antes lo había hecho la vuestra.
- Llegaron otros… Sí, pero nosotros fuimos los primeros – dice, con indisimulado orgullo, el centurión Canuleyo.
- A propósito de eso, queridos, en estos días ha salido en la prensa la noticia de que varios arqueólogos británicos dicen haber descubierto el primer campamento romano que se construyó en Britania, en un lugar que antes estaba mucho más cerca de la costa que hoy en día. Supongo que ese campamento lo construisteis vosotros, ¿no?
- No te equivocas, Flaquilla – dice Cornificio – Excepto los niños y el tribuno Galo, que todavía no se había dignado involucrarse en la vida castrense, todos estuvimos allí.
 Una aclaración para los lectores: cuando los centuriones hablan de “los niños”, se refieren a los centuriones Sereno, Martino y Casca, bastante más jóvenes que el resto de los oficiales de la Legión X.
- Pues si eso es así, podríais contarles a los lectores cómo fue, ya que lo vivisteis en primera persona.
- Antes tendrías que aclararnos si el campamento es el del primer desembarco o alguno de los del segundo, porque estuvimos por allí dos veranos, en el año del consulado de Pompeyo y Craso, y en el del consulado de Domicio y Claudio – me dice Cornificio.
Otra aclaración para los lectores: nuestro primipilo se refiere a los años 55 y 54 antes de Cristo, ya que ellos solían identificar los años por los cónsules correspondientes.
- Conforme a la noticia, creo que se refieren al campamento del primer desembarco; aunque, no sé si, el periodista-comentarista español o los arqueólogos británicos, confunden datos de las dos veces que estuvisteis en Britania.
- Si se refieren al primer desembarco, el del año de Pompeyo y Craso, fue a finales del sexto mes.
Otra aclaración para los lectores: el “sexto mes” del calendario romano era el que nosotros conocemos como mes de agosto.
- Primero César envió una trirreme, de avanzada, al mando del tribuno Voluseno, - cuenta Cornificio -, para recorrer la costa oriental de la isla, en busca de información sobre el terreno, y, claro, de un lugar apropiado para un desembarco de tropas, porque las noticias que los galos tenían sobre los britanos y sus tierras eran más bien vagas, aunque había tráfico de gentes y mercancías entre las dos orillas. Después de cuatro días, Voluseno volvió con información de primera mano y la localización de una playa muy a propósito para las pretensiones de César.
- Y os fuisteis a invadir Britania…
- ¡No! Sólo fuimos a hacerles una visita de cortesía… - dice con una sonrisa torcida - No pretendíamos invadirles, sino sólo recordarles que no hacía mucho habían enviado embajadores a la costa gala, para ponerse a bien con nosotros. Verás, Flaquilla, el caso es que en esa costa oriental de la Britania se habían asentado, tiempo atrás, muchas gentes procedentes de la costa occidental de las Galias, y, en los años en los que César era gobernador de las provincias galas, se dedicaban a enviar pertrechos, armas e incluso mercenarios, para apoyar a los galos que se ponían en nuestra contra, dificultándonos mucho la pacificación de los territorios vecinos de los límites de Océano. Los britanos, por una parte, nos pedían acuerdos y pactos, y por otra, como si nada, seguían metiendo baza en nuestras disputas con algunos galos y, sobre todo, en las disputas que los propios galos tenían entre ellos, que menudeaban y mantenían el territorio en constante estado de discordia y guerra.
- Entonces, nuestros lectores se imaginarán una flota de trirremes cruzando el mar a todo remo, con los espolones de bronce apuntando hacia Britania…
- Eso suena muy bien – Cornificio se ríe por lo bajo – Pero no se parece en nada a la realidad. En esas aguas es muy difícil navegar a remo, y, la verdad, nuestras naves no estaban bien preparadas para afrontar la navegación sobre ese oleaje, con aquellas corrientes y con los vientos que allí soplan, que en nada se parecen a los del Mare Nostrum. Y si las tormentas mediterráneas son tremendas, las de Océano no tienen igual… y hay muchísimas más.
- Y el agua allí está fría de cojones – apunta el centurión Canuleyo.
- ¿Entonces?
- Cruzamos en naves de carga, aunque, eso sí, acompañadas por varias naves de guerra, que cubrían el desembarco de las tropas con la artillería ligera de a bordo.
- ¿Cuántas naves formaron esa, digamos, flota?
- Dices bien, formamos una flota, con naves que ya teníamos y con otras mandadas a construir el año anterior, cuando hicimos campaña contra los vénetos. Poco más de cien naves, entre las 80 de carga que transportaban a las legiones, las 18 que llevaban a la caballería y las naves de guerra de escolta… Aunque el mal tiempo hizo que las naves que transportaban a la caballería salieran con cuatro días de retraso de los puertos de los morinos, en la costa gala.
- Pues, según la noticia que os he mencionado, la flota romana era de unas 800 naves.
- Eso fue en el desembarco del año siguiente, siendo cónsules Lucio Domicio y Apio Claudio, cuando se reunió un contingente mucho mayor de tropas romanas y de aliados galos. En el primer desembarco, sólo íbamos dos legiones, la X y la VII, y la caballería, que no llegó… Ya te dije que sólo íbamos de visita – cuenta Cornificio, con la misma sonrisa torcida de antes.
- Y a recordarles a ésos que los pactos se cumplen y que si envías embajadores en son de paz a los romanos, o mantienes la palabra dada o te las ves con las legiones – dice el centurión Plácido.
- Entonces, no os recibieron muy amistosamente, que digamos,…
- No, desde luego que no. Ya sabían que no íbamos de gira campestre, desde que habíamos empezado a reunir barcos y pertrechos en la costa de los morinos y los vénetos. Y seguramente, la trirreme de exploración de Voluseno tampoco les había pasado desapercibida… - sigue contando Cornificio.
Faro romano de Dubris (Dover, U.K.)

- Imagínate: esos melenudos no debían haber visto en su vida un barco más impresionante, ni más bonito – dice el centurión Manilio, haciendo alusión a la gran diferencia de aspecto entre las naves que surcaban el Mediterráneo y las que los galos utilizaban para navegar por las costas del Atlántico y cruzar el Canal de la Mancha.
- ¿Melenudos? ¿No llamabais también así a muchos de los galos?
- Cierto, Flaquilla – me dice el centurión Silvano – Pero los britanos también se dejan crecer mucho el pelo… Aunque el resto del cuerpo, se lo afeitan todo, a excepción del bigote.
- ¿Ah, sí?
- Sí. Al combate les gustaba ir ligeritos de ropa,… en comparación con nosotros. Supongo yo que para que se viera mejor que iban pintados de azul.
- Pintados de azul… Explicadles eso a los lectores.
- Pues sí, descendientes, a los britanos de nuestros tiempos les gustaba llevar a la batalla el cuerpo y las caras pintadas de azul – interviene el tribuno Galo – Para ello, utilizaban el beleño, una planta muy abundante en sus tierras, que produce una sustancia que tiñe de azul la piel humana. Según nuestras averiguaciones, ellos pensaban que así, pintados de azul, resultaban más impresionantes, y que su aspecto contribuía a infundir miedo en sus enemigos.
- Pues fíjate tú el miedo que nos daban a nosotros – se encoje de hombros Cornificio – Un britano pintado de azul sólo es eso: un tío pintado de azul. Los colorines que uno se ponga encima no deciden una batalla, sino la disciplina, el armamento y los cojones.
- Y de eso nosotros siempre hemos estado sobrados – añade el centurión Manilio.
- Aunque ellos no andaban mal de armamento, que todo hay que decirlo – añade, a su vez, el centurión Silvano – Y su forma de combatir, mezclando infantería con carricoches, y con caballería, que lo mismo luchaba a pie que a caballo, en grupillos dispersos, sin formar un frente en condiciones, y sin orden ni concierto, nos descolocaba un poco,… al principio.
- Pero siempre acabábamos dándoles sopa con honda y poniéndolos en fuga – dice el centurión Cararrota.
- Sí, se envalentonaban frente a grupos pequeños o cogiéndonos por sorpresa, como cuando se echaron encima de los tíos de la VII mientras forrajeaban, y César y nosotros tuvimos que correr a toda marcha para socorrerles, porque les tenían rodeados – rememora Canuleyo – En cuanto nos plantamos allí y les hicimos frente como mandan los cánones, salieron huyendo.
- Y caquita se hicieron encima cuando les cruzamos el Támesis, con el agua hasta el cuello, delante de sus narices; y, sin parar, cargamos contra ellos. Se creían muy seguros en su orilla, al otro lado del vado, y se pavoneaban provocándonos, porque pensaban que no nos atreveríamos a cruzar el río… Pero lo hicimos, con la caballería al flanco de la corriente, para que los cuerpos de los caballos frenaran un poco el impulso de las aguas. Así que, cuando vieron a los legionarios salir del agua armados y listos para hacer picadillo azul con ellos, salieron corriendo – cuenta Plácido, y todos ríen.
- Sí, pero lo del Támesis fue después del segundo desembarco, cuando pasamos algo más de tiempo en Britania – explica Cornificio – No vayamos a liar más a los descendientes que el que haya escrito esa noticia de la que habla Flaquilla.
- Sí, pero quería contarlo – protesta Plácido.
- A lo mejor es que también se han confundido de campamento, porque, como es natural cuando estás de campaña en verano, construimos varios – apunta Cornificio.
- Los arqueólogos sólo cuentan con varios indicios que apuntan a un campamento del siglo I antes de Cristo, o sea, de vuestros tiempos. Han encontrado parte de un foso defensivo, un viejo pilum y restos de otras armas, así como restos de vajilla de cerámica de esa época.
- ¡Éste! – señalan todos a Plácido, riendo.
- Éste, que se empeñó en enterrar la basura en el foso cuando nos marchamos y demantelamos el campamento – dice Silvano.
- Pues claro – se reafirma Plácido – Lo suyo es dejar la basura bien enterrada, así los restos de comida no apestan y las alimañas no merodean por los alrededores. Y ya que se entierran los desperdicios, pues también los platos rotos y las tazas desportilladas.
- Y las armas descartadas, que ni vas a poder reutilizar, ni te vas a llevar como un peso muerto e inútil, también se entierran, para que no las aproveche el enemigo, ni se quede con el metal – añade el centurión Curcio.
- Así que fuisteis vosotros dos los que hicisteis enterrar esos objetos…
- Basura y desperdicios, niña.
- Sí, pero eso, para los arqueólogos, son pistas que nos ayudan a entender el pasado.
- Desde luego, hay gente para todo – sentencia Quadrato, moviendo la cabeza.
- ¿Qué pasó con Britania? – pregunta el centurión Curcio – Porque nosotros no volvimos más por allí.
- Cierto. Durante mucho tiempo no volvió a haber presencia militar romana al otro lado de lo que nosotros llamamos Canal de la Mancha. No obstante, los contactos civiles no cesaron entre las Galias y Britania, y, años después, cosa que ninguno de vosotros conoció, hubo nuevos desembarcos y campañas militares. Y Britania acabó siendo una provincia romana más, integrada incluso en una importante ampliación de los circuitos comerciales marítimos hacia el norte.
- ¡Ea! ¡Todos romanos! – exclama Plácido con una carcajada.
- Sí, querido Plácido, eso es un buen resumen de andar por los cuarteles de lo que sucedió en gran parte de Europa – dice el tribuno Galo – ¿Podemos ahora volver a hablar sobre la traducción de los comentarios de Sereno a la lengua de los britanos?
- Por supuesto, tribuno,… Pero, ¿dónde está Sereno?, ¿de guardia?
- No. Le hemos rebajado el servicio. Está escribiendo – responde Cornificio.
- Es que, como sabemos que a los descendientes les ha gustado tanto el primer volumen, “Caballos de octubre”, y muchos están esperando como agua de mayo el siguiente, pues hemos decidido dejarle más tiempo para escribir sus comentarios sobre nuestras andanzas por las Hispanias – explica Galo.
- Esto me huele a uno de vuestros acuerdos de la hermandad de centuriones,… con el beneplácito del tribuno Galo, por supuesto.
- Supones bien – sonríe Cornificio, socarrón.
- Sí – añade Silvano con una risilla – Hubo acuerdo general,… excepto por parte de los otros niños, porque a los centuriones Martino y Casca les ha tocado pringar extra en las guardias.
- ¡No nos iba a tocar a nosotros! – exclama Plácido – ¡La antigüedad es un grado!.

Las imágenes que ilustran esta entrada son:
Un dibujo del que fuera faro de Gades (Cádiz, España), grafito encontrado en el yacimiento de la factoría de salazones romana de la ciudad decana de Occidente, que puede verse en el Museo de Cádiz (esta foto es de una antigua postal del mismo) e in situ. 
Y una foto de lo que queda del que fuera faro de Dubris (Dover, Reino Unido). Ambos, Gades y Dubris fueron puertos clave, al sur y al norte, de las líneas marítimas por el Atlántico en época romana.


martes, 14 de noviembre de 2017

ELEGÍA PARA UNA GUERRA PASADA



Queridos lectoras y lectores:

Siguiendo con la tónica del mes de noviembre, mes dedicado a los difuntos, hoy tenemos un recuerdo para nuestros antepasados caídos en combate, con este bello poema fúnebre de Propercio:

“Tú, que te das prisa por escapar de mi mismo destino,
 soldado que llegas herido de las trincheras etruscas,
¿por qué vuelves tus ojos llorosos ante mis gemidos?
Yo soy compañero de vuestro ejército.
Qué tus padres puedan alegrarse de tu salvación,
 y mi hermana no se entere de lo sucedido por tus lágrimas:
Galo, que había escapado a través de las espadas de César,
 no se pudo salvar de hombres desconocidos;
 y por más huesos que encuentre en los montes de
Etruria, sepa que éstos son los míos”.

Guerreros muertos de una guerra del pasado. Sepultada la información, - sobre en qué bando combatió cada quien -, por la inmensidad de dos milenios de olvido, hoy son, simplemente, nuestros.

- Pero no era así en vuestros tiempos, ¿verdad, personajes míos?... Porque Propercio escribió sus obras en las últimas décadas del siglo I antes de Cristo…
- ¿Antes de Cristo?... Me he perdido… No consigo entender el calendario de los modernos… - se excusa el centurión Silvano.
- En cualquier caso – dice el tribuno Galo, después de que mi mirada les recorra a todos – Hace muchísimo tiempo,…
- No podéis saberlo – añade el aquilifer Prisco – Faltaban milenios para que ninguno de vosotros, los modernos, naciera.
- Pues aun así, los modernos hemos podido averiguar que este poema se refiere a la que vosotros llamasteis “guerra de Perusia”, que produjo un gran número de bajas, entre las que debieron estar los hombres que lo protagonizan; y que al César al que se nombra era el vuestro: César Octaviano. Y, por vuestras edades, todos estuvisteis allí.
- Ah, ¿sí? – disimula, sin mucho éxito, el centurión Canuleyo, mirando al techo, al igual que todos los demás.
- ¿Y bien, Sereno?
- Como escribiera otro poeta de nuestros tiempos, Vergilio Maro, ésos son “vestigios de una antigua llama”,… cuyos rescoldos no nos place revolver – responde nuestro narrador, desviando también la mirada.
El único que no lo hace es el primipilo Cornificio. Ante mi gesto de interrogación, me dice muy serio:
- Mejor no preguntes, Flaquilla.

NOTAS HISTÓRICAS, para lectores curiosos.
Guerra de Perusia – La ciudad de Perusia (hoy Perugia, Italia) y sus alrededores fueron escenario de una sangrienta campaña que enfrentó a los partidarios de César Octaviano (años después conocido por el nombre de Augusto o César Augusto, con el que pasaría a la posteridad)…
- Inmortalidad, Flaquilla, inmortalidad… Pues que todavía le recordéis y sus logros se sigan registrando en los libros de la Historia, es el mejor ejemplo de su inmortalidad – me interrumpe el tribuno Galo.
- ¿Puedo seguir?
- Sigue, sigue. Tienes mi venia, hijita.
- Gracias, tribuno… Como os decía, queridos lectores, los partidarios de César Octaviano se enfrentaron con los de la familia Antonia, encabezados por el cónsul Lucio Antonio (hermano del triunviro Marco Antonio, colega de Octaviano en el reparto del poder tripartito entonces vigente en Roma y sus provincias), debido a las grandes diferencias existentes entre ambas facciones del que, en principio, había sido el mismo “partido”, el encabezado por el fallecido Julio César. Esta campaña fue una más de las que sacudieron Italia y el Mediterráneo central y oriental, en un estado de guerra civil casi continuo, entre el asesinato de César (año 44 antes de Cristo) y el año en que comienza la acción de nuestras novelas (año 30 antes de Cristo).
Etruria - Región del centro-norte de la península italiana.
Propercio – Sexto Propercio fue un poeta latino, que vivió en la segunda mitad del siglo I antes de Cristo. Más conocido por su poesía amorosa, no ha llegado a alcanzar entre nosotros, “los modernos”, la fama popular que, en el mismo campo, obtuviera su contemporáneo (aunque algo más joven, y más longevo), Ovidio. Este poema, no obstante, es una buena muestra de su gran calidad lírica y de que, si quería, podía escribir versos sobre cualquier tema.
Vergilio Maro – Más conocido entre nosotros como Virgilio, y considerado el más grande de los poetas de su tiempo. Fue famoso en vida, durante la segunda mitad del siglo I antes de Cristo; e inmortal entre las numerosísimas generaciones posteriores a la suya.

(Esta versión española del poema de Propercio es una traducción de Antonio Ramírez de Verger - de Elegías, I, 21-, para la colección Biblioteca Básica de la editorial Gredos).
La imagen que ilustra la entrada ya la conocéis de otras entregas anteriores: es el Marte de Todi, oportuno por tratarse del dios de la guerra latino, y por ser una escultura de bronce etrusca, ya que Etruria se menciona expresamente en el poema.